Primera consulta gratuita
655 36 04 75

La división de cosa común

Con frecuencia la propiedad de los bienes es compartida por más de una persona, por ejemplo, una casa, un coche, o incluso dinero. Es entonces cuando nos preguntamos ¿esta propiedad compartida es para siempre? o por el contrario ¿podemos dividir el bien compartido? la respuesta es en todo caso afirmativa.

En primer lugar, hay comunidad cuando la propiedad de una bien pertenece pro indiviso a varias personas. En este sentido establece el artículo 400 del Código Civil que ningún copropietario estará obligado a permanecer en la comunidad, y que cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común.

No obstante, los copropietarios no podrán exigir la división de la cosa común cuando de hacerla resulte inservible para el uso a que se destina. Esto significa que debemos distinguir entre dos tipos de bienes: divisibles e indivisibles.

Divisible será aquel bien que aun siendo dividido continua sirviendo para el uso al que se le destina, por ejemplo el dinero, que se puede repartir y continuar sirviendo. E indivisible será aquel bien que si es dividido resulta inservible para su uso habitual, por ejemplo una casa o un coche, que no se puede partir a la mitad, ya que sería inservible.

Cuando el bien es divisible, como el dinero, se puede repartir en función de la cuota de propiedad que se tenga, pero ¿y cuando el bien es indivisible?

En este supuesto si el bien fuese indivisible (una casa) y los copropietarios no alcanzan un acuerdo para que se adjudique a uno de ellos indemnizando a los demás, se venderá y repartirá su precio. Es decir, si se alcanza un acuerdo uno de los copropietarios se queda con toda la propiedad y paga al resto de propietarios su parte.

Si no se llega a un acuerdo entre los propietarios, habrá que acudir al procedimiento judicial de división de cosa común: la denominada “actio communi dividendo” romana. Recordemos que nadie está obligado a permanecer en la copropiedad con otra persona en contra de su voluntad. Con que uno de los copropietarios quiera dividir la cosa común, se dividirá la propiedad.

En este procedimiento serán aplicables a la división entre los copropietarios las mismas reglas previstas para la división de la herencia. En este sentido, el artículo 1.062 del Código Civil dice que cuando una cosa sea indivisible o desmerezca mucho por su división, podrá adjudicarse a uno, a calidad de abonar a los otros el exceso en dinero –lo que hemos visto hasta ahora-. Sin embargo, bastará que uno solo de los herederos (copropietarios en este caso) pida su venta en pública subasta para que así se haga con admisión de licitadores extraños. En consecuencia, si no se llegase tampoco a un acuerdo durante el procedimiento judicial, este terminaría con la venta del bien en una subasta, y el dinero obtenido será repartido entre los copropietarios.

Por último, uno de los supuestos más habituales sucede cuando la vivienda está gravada con una hipoteca, ¿se podría instar su división? La respuesta es rotundamente sí: nadie puede permanecer en copropiedad contra su voluntad aun teniendo hipoteca.

Si quieres plantear cualquier duda, solicitar cualquier información o hacer algún comentario o sugerencia, no dudes en contactar conmigo a través de mensaje privado, email: sergiocastroabogado@gmail.com, o teléfono: 655 36 04 75. ¡No te quedes con la duda!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *