Primera consulta gratuita
655 36 04 75

Sobre la Violencia de Género

Desafortunadamente la violencia de género es un tema de candente actualidad dado el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas. Estos días lo es aún más, habida cuenta de la irrupción de VOX en el parlamento andaluz, lo que ha propiciado que el partido de Santiago Abascal salte repentinamente a la primera plana del panorama político nacional. Al margen del ideario político de dicho partido, uno de sus puntos es suprimir el delito de violencia de género, pero ¿Qué es la violencia de género?

La violencia de género no ha existido siempre en nuestro ordenamiento jurídico, su origen se encuentra en la aprobación de la Ley Orgánica 1/2004, de 29 de diciembre, de medidas de protección integral de contra la violencia de género, entendiendo como tal todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.

Dicha ley venía a dar respuesta a las ya entonces elevadas cifras de muertes de mujeres a manos de sus parejas o exparejas.

Una de las expresiones de la ley de violencia de género, es la agravación del delito de lesiones recogidos entre otros, en los artículos 148.4 y 153 del Código Penal, “Si la víctima fuere o hubiere sido esposa, o mujer que estuviere o hubiere estado ligada al autor por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia”, es decir, para cuando el agresor sea hombre.

Sin embargo, cuando la agresora es mujer, en las mismas circunstancias, el delito no será agravado. En todo caso, si la violencia es ejercida en el núcleo familiar de convivencia -con independencia de quien la ejerza- se tratará de un delito de violencia doméstica, que en ningún caso, llevará aparejada una agravación similar a la prevista para la violencia de género.

Los detractores de la supresión de la ley de violencia de género esgrimen el argumento de la vulneración del derecho a la igualdad reconocido en el artículo 14 de la Constitución. Sin embargo, el Tribunal Constitucional, máximo garante de la Carta Magna, en su Sentencia del Pleno de 22 de julio de 2010, sobre la cuestión de inconstitucionalidad del artículo 148.4 del Código Penal, resolvió  la constitucionalidad del artículo denunciado, y por extensión de la ley de violencia de género: «Es palmaria la legitimidad constitucional de la finalidad de la ley, y en concreto del precepto penal ahora cuestionado, y la suficiencia al respecto de las razones aportadas por el legislador».

Las razones esgrimidas por el legislador, al margen del criterio de pertenencia y utilidad, dada la situación de coyuntura social, que avalan la necesidad de la protección de la mujer mediante el mecanismo jurídico de la discriminación positiva a su favor, se encuentra en los datos oficiales.

Según datos del Consejo General del Poder Judicial desde 2003, 976 mujeres han sido asesinadas, y desde 2010, un total de 58 hombres han muerto a manos de sus parejas, frente a 488 mujeres.

Estos datos, evidencian por si solos la necesidad de la existencia de una ley especial para prevenir la violencia de género, y proteger la mujer de esta lacra social que asola nuestra sociedad.