Primera consulta gratuita
655 36 04 75

Sobre los ruidos del vecino y locales nocturnos, ¿qué hacer?

Hoy vamos hablar sobre un supuesto, desgraciadamente frecuente, en nuestra día a día, y no es otra que las actividades molestas de los vecinos, ya sea el de la vivienda de arriba, o el del local que regenta un bar o discoteca, la emisión de ruidos a determinadas horas del día puede menoscabar nuestra salud, produciéndonos diferentes trastornos como ansiedad, insomnio o incluso depresión, pero sobre todo quebraderos de cabeza y disgustos. Pero, ¿qué podemos hacer al respecto?, hablaremos de ello en este post.
A veces las cosas son más fáciles de lo que pensamos, y si se trata de una fiesta o un ruido molesto de carácter puntual, con una llamada a la policía local, en principio, bastará para que los vecinos molestos cesen en su actividad. Sin embargo, otras veces los ruidos son reiterados y periódicos, pero cuando llamamos a la policía ya han cesado, y encima quedamos como idiotas. Bien, para que la policía pueda actuar, es necesario que oiga de primera mano los ruidos, si es así les advertirá de que dejen de hacer ruido o les sancionara administrativamente mediante una multa.
Lo primero que debemos tener claro es que más vale un mal acuerdo que una confrontación, por lo tanto, antes de nada lo mejor sería ir hablar con el vecino que produzca ruidos para pedirle que pare de hacerlos, porque está molestando a los demás. No todo el mundo es tan considerado, y la relaciones vecinales a veces no son las mejores, en cualquier caso, si no nos hace caso o no nos trata con el debido respeto no debemos enfrentarnos a nadie (ya que perderemos toda la razón), sino dirigirnos al presidente de la comunidad, para que solicite fehacientemente por escrito, el cese de las actividades molestas (en este caso, el ruido, aunque bien podrían ser otras) con apercibimiento de que en caso contrario, se ejercitaran las correspondientes acciones judiciales, previa autorización de la junta de propietarios.
Si el presidente de la comunidad no hace nada al respecto, podremos nosotros mismos tomar cartas en el asunto, requiriéndole fehacientemente mediante burofax con acuse de recibo el cese de todo ruido molesto, ya que será necesario este requisito para la posible acción judicial posterior de cesación.
Si bien es cierto que la reclamación civil se puede ejercitar mediante procedimientos diferentes, desde CG Abogados aconsejamos la acción de cesación, ya que cuenta con ventajas respecto a otras acciones judiciales, en concreto, la ley faculta al juez para adoptar medidas cautelares para asegurar la cesación de los ruidos bajo apercibimiento de incurrir en delito de desobediencia, del mismo modo, si la sentencia fuera estimatoria además de la prohibición de realizar ruidos, se acordará una indemnización por daños y perjuicios si procede, y podrá ser privado el infractor del uso de la vivienda por un tiempo de hasta tres años, en función de la gravedad. Si el infractor no fuera propietario la sentencia podrá resolver el contrato de arrendamiento, y acordar el desahucio del inquilino.
En cuanto a una posible acción penal frente, es muy difícil que la acción de hacer ruido pueda ser considerada como una infracción penal, ya que no hay un delito tipificado por hacer ruido como tal, sino que deberíamos encuadrarlo en el delito de injuria, como la acción que lesionan la dignidad de otra persona, o como delito contra el medio ambiente, como la realización de ruidos que pueda causar grave perjuicio para la salud de las personas. Resulta muy difícil probar que por la emisión de ruidos molestos de un vecino se ha lesionado nuestra dignidad o que se ha causado un grave perjuicio a nuestra salud. En consecuencia, la posibilidad de que la querella o denuncia interpuestas por estos delitos se archiven es alta.
Sin embargo, pese a que la infracción penal es difícil de demostrar, no ocurre lo mismo con la infracción administrativa, que darán lugar a sanciones económicas, retirada de licencias de locales, prohibición de hacer ruido, etc. En esta materia habrá que estar a la normativa local y autonómica sobre ruidos, en nuestra ciudad Valladolid, tenemos una Ordenanza municipal de ruidos, así como una Ley de Ruidos de Castilla y León. Ambas normas establecen horarios nocturnos en los que está prohibido hacer ruidos, así como el nivel de ruido (decibelios) que se puede realizar en todo momento. Cabe destacar que nuestra normativa recoge la posibilidad de que inspectores del Ayuntamiento acudan a comprobar que se respetan los horarios en los que no se puede hacer ruido o el nivel de estos, para comprobar que se está cumpliendo con la ley. Estas inspecciones podrán iniciarse de oficio o bien a instancia del interesado, poniendo en conocimiento de la administración la posible infracción. Si se estuviera cometiendo una irregularidad la administración podrá imponer, entre otras medidas, sanciones económicas a los infractores, tanto para castigar como disuadir la realización de ruidos no permitidos en el futuro.
La emisión de ruidos por parte de vecinos es un problema serio, que puede llegar a minar nuestra vida diaria, que se ve resentida por estas actividades molestas. Hay que perseverar y tomar cartas en el asunto cuanto antes. Esto tiene solución, y no tienes por qué aguantarlo más. ¿A qué esperas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *